Guionista de Assassin’s Creed quiere una entrega sobre el imperio inca y los conquistadores españoles

Alain Mercieca considera que el futuro de la saga Assassin’s Creed puede encontrar un “rico tapiz cultural” en América del Sur.

Alan Mercieca, guionista de videojuegos de la saga Assassin’s Creed como Origin y Valhalla, considera que le gustaría trabajar en una entrega que trate sobre los incas y los conquistadores españoles.

El guionista, consultado por The Gamer, señala que está fascinado por un periodo de tiempo que ha sido poco usado por la franquicia, caracterizada por tocar casi a la perfección culturas y escenarios históricos.

«A mayor escala, siento que existe un rico tapiz de culturas en Sudamérica que la marca [Assassin’s Creed] no ha explorado plenamente todavía. Desde los incas hasta los conquistadores españoles, supone una época muy fascinante. Aunque Black Flag ya tocó parte de esto, y me apetece más la región de Brasil», señaló.

Assassin’s Creed IV: Black Flag se desarrolla principalmente en y alrededor de las islas del Mar Caribe durante la Edad de Oro de la Piratería a principios del siglo XVIII, con las tres ciudades principales que consisten en La Habana, Nassau y Kingston.

El llevar escenarios sudamericanos al videojuego es beneficioso. No solo podría brindar exposición a la historia latina al resto del mundo, sino que también podría provocar visitas turísticas virtuales a monumentos históricos como Machu Picchu, tal como lo hace con el Egipto y la Grecia antigua. 

También piensa en Malta

Sin embargo, el escritor también mantiene otro país en mente para un futuro juego de la saga.

«Personalmente existen muchas [posibilidades], demasiadas entre las que escoger, si soy honesto. Como alguien que vive obsesionado por la historia, me podrías emocionar [planteando] un grupo de nicho de guerreros de una sociedad perdida en la isla de Malta, y estaría dispuesto a ponerme a ello y darle vida», comenta Mercieca.

Ninguna de estas afirmaciones puede volverse realidad, pero es interesante saber que, por lo menos, las ganas de llegar a Sudamérica están.